Mujeres, tejido y prejuicios sociales

Cuando aprendí a a tejer lo hice mirando a mi madre. Tuve (o más bien tuvimos) la dificultad para tejer porque ella teje con la mano derecho y yo con la izquierda, así que cambiaba la mano para que viera como se hacían los puntos.

Mis primeros tejidos fueron de muy niña, cosas simples y que por lo general quedaban muy mal, pero seguía intentándolo. No era una actividad popular, en la escuela tuvimos que tejer cosas que nada tenían que ver con lo que nos interesaba tejer. no era una actividad popular pues no se hacía abiertamente, no tejíamos en lugares públicos, no nos juntabamos a tejer, sin embargo, con mis amigas siempre llevábamos un par de agujas al colegio para tejer en los ratos libres. Nuestras madres y abuelas también tejían, pero ¿Por qué existe la idea de que tejer es una actividad exclusiva de las abuelas? Debe ser porque a ellas las educaron en el tejido como asignaturas en sus escuelas y es gracias a ellas que ahora seguimos tejiendo, pero esa visión de que tejer es de abuelas se transformó en un prejuicio que sigue ahí. No han sido pocas las veces en que he tejido en lugares públicos y la gente se me ha quedado mirando sorprendida. Una vez un señor me dijo: es que nunca pensé que vería una chica joven tejiendo mientras espera en una peluquería.

Creo que mi generación (la de las treintonas) y las que vienen después, tejen libremente sin pensar si es una actividad de joven o vieja, simplemente lo disfrutamos y nos desprendemos de los prejuicios sociales para echar a volar la imaginación y el sentido de colaboratividad para enseñarnos entre nosotras a tejer.

Es bello ver mujeres que tejen despreocupadas en lugares públicos y espero que sea cada vez menos gente la que mire extrañada a las mujeres que tejemos por propia voluntad y no porque tenemos que entregar una tarea para la escuela.

Les dejo algunas fotos de mujeres que tejen, mujeres a las que seguramente también miraron extrañadas cuando supieron que les encataba tejer.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

0 pensamientos en “Mujeres, tejido y prejuicios sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *